Viernes :: 24 / 02 / 2017

Además COMPRAS | CURSOS | MIRÍADA X | REGISTRO | MAPA DEL SITIO

Hijos en época de exámenes


Hijos en época de exámenes Fuente foto: Stock.Xchng  Los jóvenes suelen llegar a la Universidad recién cumplida la mayoría de edad o cercanos a ella, en una etapa un tanto crítica de su madurez. De alguna forma, están eligiendo su futuro y eso, como en cualquier ser humano, suele convertirse en una fuente de preocupación y sobretodo de ansiedad y de estrés.

Esta ansiedad aumenta y se afianza una vez llegan los exámenes, para los cuales en muchos casos no están preparados psicológicamente. El hecho de querer aprobar o sacar la mayor nota posible provocan en el estudiante una sensación de inseguridad y de pánico que en muchos casos necesita de ayuda.

Los jóvenes suelen reclamar ese tipo de ayuda en las amistades o hermanos, pero en muchos casos este apoyo no es suficiente y necesitan de la atención familiar. Esto no quiere decir que los padres estén encima de ellos, ya que pueden provocar el efecto contrario, el rechazo y el agobio. Consiste en que, de alguna forma, los hijos sientan que sus progenitores confían en ellos y en sus capacidades y que los suspensos o posibles malas calificaciones no se van a traducir en reproches. Es definitiva, el estudiante necesita de la confianza, que en esos momentos, él no posee.

Este apoyo se puede convertir en un estímulo para el estudiante, pero también pueden ser útiles otro tipo de consejos:

  • Asegúrate de que dispone de un lugar tranquilo y silencioso para estudiar. Si en casa, no dispones de un sitio lo suficientemente adecuado como para facilitar su concentración, anímale a que visite alguna biblioteca, por ejemplo la de su universidad. Allí se encontrará con compañeros, en la misma situación que él, y que podrán ayudarse mutuamente.

  • En las comidas, no le pongas cantidades abundantes, que pueden disminuir su concentración, ante una digestión pesada. Mejor que haga varias ingestas de comida en poca cantidad y sobretodo alimentos ricos en proteínas e hidratos de carbono, que le aportan en energía.

  • Compréndele y ayúdale a seguir unos determinados horarios, con la finalidad de que siga una rutina en el estudio diario que le facilite la tarea.

  • Y sobretodo, calma su ansiedad diciéndole que estarás satisfecho siempre que lo haga lo mejor que pueda, estas palabras le tranquilizarán.

Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar amigo PDF PDF

Compartir: Delicious Digg Facebook Googlebookmarks Meneame Tecnorati Wikio Yahoo

Publicidad

Publicidad